“SIENTO UN TREMENDO PLACER, ORGULLO Y HONOR DE ASUMIR COMO JEFE DE LA VII BRIGADA”


Manifestó el comodoro Daniel Giménez al reemplazar al brigadier Carlos Ferro
Por Cº Laura Pereyra
El comodoro Daniel Giménez durante su discurso El brigadier Mario Roca saluda a los jefes saliente y entrante El comodoro Giménez entrega la banderola al brigadier Ferro


Durante el mediodía del viernes 17 de enero, en la plaza de armas de la VII Brigada Aérea -situada en el partido bonaerense de Moreno- se desarrolló una ceremonia de recambio de autoridades. Fue presidida por el comandante de Adiestramiento y Alistamiento, brigadier (VGM) Mario Roca y estuvo acompañado por una comitiva de brigadieres; ex jefes de la VII Brigada y ex jefes de Grupo. Además, se encontraban presentes personal militar y civil e invitados especiales.

Tras entonar las estrofas del Himno Nacional, cuyos acordes estuvieron a cargo de la Banda de Música de la Guarnición Aérea Buenos Aires, el padre Hernán Ustariz, capellán de la Brigada, ofreció una invocación religiosa.

El brigadier Roca hizo uso de la palabra y manifestó que “desde que me hice cargo como comandante es un honor venir a esta Unidad y ver la eficiencia y el profesionalismo pero sobre todo el compromiso con el que se llevan a cabo las tareas en el día a día” . Felicitando especialmente la labor desarrollada por el brigadier Ferro, tras casi dos años de gestión, Roca agradeció su dedicación y le deseó éxitos en su nueva destino.

Luego, el flamante jefe de la VII Brigada inició su discurso manifestando: “Quisiera expresarles el tremendo placer, honor y orgullo que siento al hacerme cargo de esta querida Unidad. Aquí me inicié profesionalmente, conozco cada uno de sus lugares. Es una Unidad que me ha demostrado a lo largo de los años que así como no me equivoqué en ingresar a la Fuerza Aérea menos me equivoqué en ser helicopterista” .

Asimismo, el oficial se dirigió a los integrantes de la Brigada formados frente al palco principal y afirmó: “Lo único que les voy a pedir es que estemos preparados para enfrentar todo tipo de situaciones: hay que estar preparados para evacuar una ciudad por una tragedia de una fabrica de armamentos que explota, hay que estar preparados para dar apoyo a la gente en una inundación, para existinguir un incendio forestal, para realizar una campaña contra el cólera, para cumplir 20 años en la misión de paz en Chipre, diez en Haití y para prestar servicios en Marambio. Es la única exigencia que van a recibir de mi parte” .

Fue emotivo el momento en que Giménez hizo referencia a una anécdota vivida por el brigadier (R) Carlos Tomba en el Conflicto de Malvinas, cuando tenía el grado de alférez y fue rescatado del océano por un helicóptero Bell 212, después de eyectarse por problemas en su aeronave. “Tuve la oportunidad de conversar con el brigadier sobre esa situación cuando él era jefe de la VII Brigada y yo jefe de Turno. Nunca me voy a olvidar de sus palabras. Me dijo que la música más hermosa que escuchó esa noche fueron las palas del Bell” . Y continuó: “Señores: nuestro compromiso es que la Fuerza Aérea sepa que estando esta Unidad, esa música va a seguir sonando” .

Luego, el brigadier Ferro -quien dirigió la Brigada desde el 13 de abril de 2012- también ofreció palabras y manifestó que “sin dudas fue para mí el cargo más importante de mi carrera militar porque significó la culminación de un ciclo de conducción en un ambiente operativo” .

El oficial se refirió al trabajo en equipo y al compromiso de todo el personal a la vez que agradeció su labor diaria y la participación en las unidades desplegadas en el exterior y en la Antártida Argentina. “El cruce en vuelo que los helicópteros MI-17 realizaron a la Base Marambio el 20 de diciembre constituyó un nuevo hecho histórico, tal como lo hicieron nuestros antecesores hace más de sesenta años” , afirmó.

En la ocasión, el brigadier agradeció también a su familia por el sostén durante toda su carrera para cumplir con su vocación y enfatizó “que es me es muy grato dejar la conducción de la Unidad en un oficial superior de la especialidad con quien he compartido varios destinos” . Al dirigirse al flamante jefe, Ferro expresó: “No voy a desearle suerte en su gestión sino éxitos, porque los éxitos se logran con dedicación, responsabilidad, compromiso y profesionalismo, virtudes que estoy seguro que usted posee y lo guiarán para alcanzar los objetivos propuestos” .

Antes de dar cierre a la ceremonia, el comodoro Giménez entregó al brigadier Ferro la banderola correspondiente como símbolo de su gestión. El desfile de los efectivos formados, al son de la marcha que distingue a la Fuerza Aérea “Alas Argentinas” fue el corolario del acto. Luego, todos compartieron un ágape en el Casino de Oficiales donde brindaron e intercambiaron presentes.


Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS