“ESTA ES LA BRIGADA DE LA VIDA”


Manifestó uno de los treinta pacientes que concurren al Taller de Rehabilitación Cardiovascular que se dicta en el gimnasio del Edificio Cóndor
Por Laura Pereyra. Colaboradora: Laura Artuso


Todo se inició en el año 2006 cuando la cardióloga Analía Maisterra recibía diariamente en el Hospital Aeronáutico Central (HAC) una gran cantidad de personas derivadas de unidad coronaria que se encontraban mal física y anímicamente. Entonces decidió hacer algo para ayudarlos a enfrentar esa etapa y reunió a especialistas de distintas ramas de la medicina para acompañarlos en el camino de la rehabilitación, ayudando a que puedan reinsertarse en la sociedad -uno de los temas más traumáticos que deben afrontar los enfermos cardíacos-.

Así, contando de manera permanente con el apoyo del cardiólogo comodoro Enrique Testa, puso manos a la obra y creó el Taller de Rehabilitación Cardiovascular donde trabajó con sus pacientes durante un año hasta que tuvo que abandonar el proyecto cuando se jubiló.

A cargo actualmente de la capitán Bárbara Obranovich, y bajo el lema “Un estilo de vida saludable”, el Taller se dicta en las instalaciones del gimnasio del Edificio Cóndor los martes y jueves de 8 a 12. Además, cuenta con el apoyo de un grupo de profesionales del área: la psicóloga Verónica Drago, la nutricionista Soledad Zattara, los profesores de Educación Física, primer teniente Natalia Russo y teniente Juan Ramírez y la técnica en Cardiología Gladys Medina.

En conversación con Noticias en Vuelo, la capitán Obranovich comentó que “el Taller nació ante la necesidad de crear un lugar físico para atender a aquellos pacientes con enfermedades coronarias que si bien en el Servicio de Cardiología del Hospital Aeronáutico los tratábamos en forma intensiva, ya no se beneficiaban con el tratamiento quirúrgico ni farmacológico, se cronificaban y quedaban con una enfermedad de base”.

Hoy, cerca de treinta pacientes con diferentes enfermedades cardiovasculares participan de las actividades. Se trata de personas que tuvieron un infarto, tienen una cirugía de by pass, angioplastia, un reemplazo de válvula o muchos factores de riesgo -como diabetes, obesidad o hipertensión- y aquellos que todavía no tuvieron un infarto pero el riesgo es muy alto.
Asimismo, muchos tienen indicación de seguimiento y concurren al Taller desde hace bastante tiempo. Dependiendo de la patología, el tratamiento tiene una duración de entre tres y seis meses. “Hay un paciente de 81 años que fue revascularizado y tiene cirugía de by pass hace quince. Sin embargo, corre en la cinta con más agilidad que una persona joven. Es un mito que los que vienen acá son todos ‘viejitos’. Hay gente de todas las edades, el más joven tiene 42 años y el más grande cerca de 82”, manifiesta la oficial.

Entre ellos hay personal militar y civil en actividad o retirado y otros son familiares empadronados en la Dirección de Bienestar del Personal de la Fuerza Aérea. “En este espacio no hay rangos, hay personas de todas las jerarquías pero para nosotros son todos iguales (…) Ellos se sienten contenidos no sólo por el equipo de profesionales sino por sus propios compañeros, con quienes comparten una problemática en común: enfrentar una enfermedad y lograr un estilo de vida más saludable”, afirma Bárbara.
Al hacer referencia puntualmente a las enfermedades cardiovasculares, ella explica que son la principal causa de muerte y deterioro de la calidad de vida de la población en los países desarrollados. Hoy en día, los programas de Rehabilitación Cardiovascular son considerados como los tratamientos más eficaces entre las intervenciones de prevención secundaria; sin embargo, están infrautilizados. Por eso la oficial manifiesta que “concretar este proyecto constituye el mejor ejemplo de la adecuada utilización de recursos disponibles. Por un lado, el HAC aporta los profesionales de la salud y el equipamiento médico y por otro, el Departamento de Deportes brinda los profesores de Educación Física y las instalaciones del gimnasio”.

Para ser parte del Taller, cada paciente que llega es derivado por su cardiólogo de cabecera. La doctora Obranovich -que está martes y jueves en el gimnasio y el resto de los días en el Servicio de Cardiología del HAC- los recibe, atiende sus consultas y determina si pueden hacer el tratamiento o no, sobre todo si se trata de pacientes con alto riesgo. Para ello, les hace un examen físico y una prueba de fuerza (ergometría) a fin de determinar qué tolerancia tienen al ejercicio y a qué carga hacen síntomas. En base a esos datos se desarrolla un plan de actividad adecuado a cada paciente.

A fin de reducir la tasa de complicaciones y la mortalidad, el Taller busca que los pacientes adquieran una serie de beneficios como crear hábitos de ejercicios físicos, abandonar el sedentarismo; controlar los factores de riesgo cardiovasculares; adquirir hábitos alimentarios saludables; manejar los trastornos psicológicos -como estrés, miedo, ansiedad y depresión-; disminuir el requerimiento de medicación; abandonar el hábito de fumar; mejorar los síntomas y reinsertarse familiar, social y laboralmente.

De esta manera, esos objetivos requieren el trabajo multidisciplinario del grupo de Rehabilitación: el cardiólogo hace el control y seguimiento de los pacientes; la nutricionista los evalúa, les controla el peso y elabora un régimen alimenticio para cada uno; los profesores organizan jornadas de actividad física de acuerdo a sus capacidades mientras que la psicóloga hace una evaluación individual y se reúne con ellos cuando alguno lo requiere. “Es como apuntarlos de todos lados. Estando pendientes de los pacientes que adhieren al tratamiento se logra reducir nada más ni nada menos que la mortalidad en un 40%. Asimismo, se disminuyen síntomas, baja la presión, la glucemia y el colesterol al punto de que requieren menos dosis de medicación. Si uno lo piensa es costo-efectivo porque esa persona se va a internar menos, se va a reoperar menos y se va a medicar menos”, manifestó Obranovich.

Actualmente, la Rehabilitación Cardiovascular constituye el tratamiento más costoso pero efectivo para los pacientes con enfermedades cardiovasculares, aunque no todas las obras sociales lo cubren o se limitan a unas pocas clases. En palabras de la oficial: “Contar con este programa es un privilegio ya que menos del 20% de la población puede acceder a él a pesar de todos los beneficios comprobados que tiene y de saber que es más económico prevenir que tratar al paciente después”.
Al respecto, la capitán continuó: “Queremos que se difunda dentro de la Institución la existencia de este espacio, que los médicos deriven a los pacientes que necesitan apoyo en esta área, que se enteren que el Taller es accesible para todo el personal y que se entienda que un programa de Rehabilitación Cardiovascular es necesario para prevenir futuras enfermedades”.

“Estar a cargo del grupo es para mí lo ideal dentro de la medicina. Yo encontré mi lugar. Sentía que con revisar al paciente y darle una pastilla me quedaba corta. Creo que a futuro, el pilar de la medicina va a ser la prevención y es justamente lo que hacemos en este grupo, prevenir que estos pacientes sigan teniendo eventos. Lo ideal sería estar con ellos antes y evitar que lleguen a infartarse. Para mí es fundamental la prevención y trabajar en equipo. Considero que de acá a futuro es la medicina que tendría que prevalecer”, finalizó su relato la cardióloga.

“VENIR AL TALLER ES SANADOR”

Cada jornada se divide en dos franjas de una hora y media. En el cambio de turno todos se reúnen y durante treinta minutos participan de charlas informativas que alguno de los profesionales organiza por semana sobre temas particulares de interés para los pacientes y de ahí surgen debates. “Es muy interesante dar charlas grupales, sobre todo porque están basadas en temas que ellos van plateando individual o grupalmente, de acuerdo a sus inquietudes y experiencias. Vamos aprendiendo juntos”, explica la psicóloga Verónica Drago quien se incorporó al equipo en 2011.

Al conversar con la profesional sobre su rol en el equipo expresó que “justamente, pasar por una enfermedad coronaria, es un golpe al corazón. Trabajar con estos pacientes es todo un desafío para mí. No es lo mismo el contexto del consultorio donde se da una situación de cierta asimetría con el paciente que, inconscientemente, te ubica en un cierto lugar del saber. Acá es a la inversa. Se necesita estar a la par y bajar más a lo humano. Además se ve la parte de la apuesta a la vida, no la parte enferma”.

En esta oportunidad, después de la entrevista, las cronistas de Noticias en Vuelo fueron invitadas a participar de la charla que la psicóloga ofreció sobre Grupos. “Al compartir una enfermedad en común, ellos tienen un gran sentido de pertenencia y eso permite que sigan viniendo”, afirma Verónica a la vez que agrega que en cada encuentro todos los temas desembocan en lo que significa para ellos ser parte de un grupo. Sobre el tema explicó “a un grupo lo define en principio compartir algo en común, lo que implica tener un objetivo, pero no es solamente un objetivo, es la posibilidad de que el mismo sea plasmado en función de una necesidad compartida. Una de ellas es, justamente, poder modificar la realidad, hacer cosas que a nivel individual no se podría”.

Luego de la exposición de la psicóloga, los pacientes fueron aportando opiniones. “Yo pienso sinceramente que este grupo es de gran ayuda espiritual para salir adelante. Todo lo que logré es gracias a ustedes, me siento respaldado por todos los profesionales y se que si les hiciera más caso estaría mejor todavía”, manifestó el personal civil Ricardo Aranda que participa del taller desde hace varios años.

Otra integrante, Laura Sabaté, se sumó al debate y expresó: “Creo que la mayoría coincidimos que se hace más fácil sobrellevar nuestras enfermedades si somos parte de un grupo. Acá, además de la contención de los profesionales, uno encuentra compañeros con realidades similares, aunque con algunas variables. Venir al taller es sanador”.

Las opiniones siguieron pero el debate concluyó con las palabras que arrojó el comodoro Alfredo Varela, quien actualmente presta servicios en el Comando de Adiestramiento y Alistamiento. “Quisiera generarle el compromiso a la gente de que con la prevención se puede justamente prevenir lo evitable”. En silencio todos avalaron con su cabeza la metáfora del oficial: ‘Esta es la brigada de la vida’”.


Imprimir


Noticias en Vuelo Sitio Oficial de la FUERZA AEREA ARGENTINA Facebook Oficial de la FUERZA AEREA ARGENTINA Canal Oficial de YouTube de la FUERZA AEREA ARGENTINA Revista Aeroespacio QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS