¡VUELE ALTO SEÑOR!


Con gran consternación, la Fuerza Aérea Argentina despidió al Brigadier Mayor (R) Carlos Corino quien dejó una huella imborrable en la historia de la Institución
--


Con sentimientos encontrados, el personal de la Fuerza Aérea Argentina despidió los restos del Brigadier Mayor (R) Carlos Corino, quien tras 34 años de servicio en la Fuerza Aérea dejó una estela en su camino que no pasó desapercibida. Considerado un ejemplo para sus pares y para las distintas generaciones, nuestra Institución lo recordará eternamente y conservará por siempre su legado.

Proveniente de una familia humilde, Corino ingresó a la Escuela de Aviación Militar en 1954 y, gracias a su esfuerzo y capacidad, se destacó entre sus compañeros de promoción llegando a ser abanderado.

Una vez egresado realizó el curso de aviador y fue piloto de transporte aéreo y de caza, desenvolviéndose en ambas especialidades, logro nada sencillo para un oficial subalterno.

En 1962, con el grado de primer teniente, integró el primer contingente de la Fuerza Aérea Argentina en la misión de paz que la Organización de las Naciones Unidas tenía en la República del Congo (África) y, algunos años después, representó a nuestra Institución en la Academia de Fuerzas Aéreas Americanas, (perteneciente a la base estadounidense de Albrook, ubicada por ese entonces en la zona del Canal de Panamá).

Durante el Conflicto del Atlántico Sur se desempeñó como jefe de la Base Aérea de Despliegue Río Grande que recibió a los escuadrones aeromóviles que desplegaron y participaron activamente en la guerra y siempre será recordado como el líder del sector de defensa conocido como “Avutardas salvajes” por sus cualidades profesionales y humanas.

Además de numerosos cargos de relevancia, fue jefe del Grupo 8 de Caza de la ex VIII Brigada Aérea (con asiento en Mariano Moreno); fue secretario general del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas y del Estado Mayor General de la FAA y en 1986, para orgullo personal, obtuvo el grado de brigadier siendo designado tres años más tarde agregado aeronáutico en Estados Unidos.

El 10 de junio de 1991, con el grado de brigadier mayor, finalizó su carrera militar y pasó a situación de retiro, pero ese hecho no resultó un impedimento para mantenerse vinculado con la Institución. Hasta sus últimos días, colaboró enérgicamente en el desarrollo de trabajos de investigación, participó de seminarios e hizo docencia; fue uno de los fundadores del Centro Aeronáutico de Estudios Estratégicos; se involucró en cuestiones solidarias y mutualistas (integrando por ejemplo la Fundación Tcnl D. Ricardo Cornell, dependiente de la Sociedad Militar "Seguro de Vida") y confeccionó numerosas publicaciones aeronáuticas.

Sin dudas, el brigadier mayor Carlos Corino no fue un oficial más. Él transitó su carrera militar con suma responsabilidad e integridad y desarrolló su tarea con un único objetivo: estar al servicio de la Patria, de la Institución, de su familia y de sus camaradas.

Hoy, quienes lo conocieron, lo recuerdan por sus numerosas virtudes, definiéndolo como un hombre íntegro, buen amigo, excelente padre de familia y muy profesional. En pocas palabras, se fue un gran militar y una gran persona.

¡Hasta siempre señor Brigadier!


Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS