PARANÁ LLORÓ EL ADIÓS DEL FOKKER 27


La Fuerza Aérea Argentina despidió, en una emotiva ceremonia, al sistema de armas luego de 48 años de servicio en la Institución
Por Lic. Cecilia Vergara / Fotos por Sol. Vol. Melina Fernández


El 24 de noviembre, la II Brigada Aérea, situada en la ciudad de Paraná, provincia de Entre Ríos, luego de semanas intensas de preparativos, se vistió de gala para despedir al glorioso sistema de armas Fokker F-27 con la desprogramación de la aeronave matriculada TC-79.

No se trató de una simple ceremonia, sino que la mañana estuvo repleta de actividades aéreas. Las autoridades de la Fuerza Aérea Argentina (FAA) encabezadas por su titular, brigadier general “VGM” Enrique Víctor Amrein, arribaron en un avión Hércules C-130 desde Buenos Aires y se sumaron a la celebración.

Para comenzar, los vuelos acróbaticos del cordobés Sergio Mariñas y del paranaense Cristian Grecca, a bordo de los aviones Extra 330 y Zlin 50 respectivamente, deslumbraron a todos los presentes realizando arriesgadas maniobras.

También, dijeron presente las recientemente arribadas aeronaves IA-63 Pampa de la VI Brigada Aérea de Tandil con un pasaje aéreo y una réplica de avión Canberra no tripulado realizó una simulación de ataque a la Unidad.

El legendario TC-79 emprendió sus vuelos finales piloteado por los oficiales del último Escuadrón F-27 para que cada uno pudiera decir adiós personalmente. Las autoridades, ex jefes y pilotos pudieron vivenciar los tres primeros vuelos en los que, además, se realizó una demostración de lanzamiento de carga.

La III Brigada Aérea de Reconquista aportó al festejo, tres IA-58 Pucará que escoltaron al TC-79 en uno de los vuelos. Por su parte, la VII Brigada Aérea de Moreno envió al Grupo de Operaciones Especiales que, participó de los últimos dos vuelos, realizando demostraciones de paracaidismo.

Finalmente, ya en pista, el TC-79 fue recibido por el cordón de agua de los bomberos de la Unidad y acompañado por su par, el TC-75 y para sorpresa de todos, el Guaraní matrícula T-110, restaurado para la ocasión. Con el personal de la Unidad formado delante de ellos, comenzó el acto.

Presidió la ceremonia el titular de la Institución, brigadier general Amrein, acompañado por el presidente municipal de la ciudad de Paraná, Sergio Varisco. También se hicieron presentes el subjefe de la FAA, brigadier mayor Fernando Nieto; el comandante de Adiestramiento y Alistamiento, brigadier mayor Oscar Charadía; brigadieres mayores y brigadieres; el jefe de Unidad, comodoro Carlos Grzona; presidentes municipales de ciudades vecinas; representantes del Honorable Concejo Deliberante de Paraná; autoridades de las asociaciones de Pilotos de Caza, Transporte y Helicópteros; titulares de las Fuerzas Armadas, de Seguridad y Policiales de la provincia de Entre Ríos; jefes de unidades y organismos de la Fuerza Aérea; personal militar superior y subalterno; integrantes de Líneas Aéreas del Estado (LADE); el suboficial de Estado Mayor General de la FAA, suboficial mayor “VGM” Celso González; Veteranos de Guerra de Malvinas; amigos de la Institución e invitados especiales.

La Banda Militar de Música de la Unidad “Brigadier General D. Antonio Parodi” ejecutó los acordes del Himno Nacional Argentino y a continuación el
capellán local, presbítero Héctor Rodríguez, pronunció una invocación religiosa.

Posteriormente, con el toque de silencio por parte de la Banda, en memoria del personal fallecido del sistema de armas, se vivió uno de los momentos más emotivos de la ceremonia, en pleno homenaje pareciera que el cielo no contuvo las lágrimas y envió una sanadora llovizna.

Continuando con los momentos conmovedores, el jefe de Unidad, comodoro Carlos Grzona pronunció palabras alusivas.

“En el transcurso de sus 48 años de servicio, el Fokker 27 ha acumulado 228 mil horas de vuelo, transportado 723 mil pasajeros y más de 6 mil toneladas de carga. De esta manera, se constituye por autonomasia como la aeronave de dotación de la I, II, IX Brigadas Aéreas y Centro de Ensayo en Vuelo. A través de su historial, demostró con innumerables puebas que cumplió con todos los requisitos por los que fue elegido gracias al esfuerzo, compromiso y dedicación de los hombres y mujeres que hicieron posible su mantenimiento y actividad de vuelo”, comenzó diciendo Grzona luego de una breve reseña histórica.

Y continuó: “A muchos de los que estamos aquí presentes seguramente nos envuelve un sentimiento de angustia, tristeza y nostalgia por tener que despedir a nuestra querida Foketa, pero debemos quedarnos con la conciencia tranquila que todo el personal, que de alguna manera prestó servicio junto a esta gloriosa aeronave, hemos cumplido en forma sobresaliente con las tareas ordenadas.El F-27 no sólo ha sido un eslabón para cumplir con dichas tareas, sino también un nexo que permitió la creación de grandes lazos de amistad que perdurarán con el tiempo”.

Haciendo alusión a la flota F-27 completa afirmó que “cada uno de estos aviones están cargados de emociones, llantos, sacrificios, preocupaciones y risas de todo aquel personal que dedicó horas en esta emblemática nave. Mi gran respeto y total agradecimiento a todos ellos, que con responsabilidad y sacrificio permitieron que nuestro querido Fokker volara hasta el día de hoy”.

“Ahora ha llegado el difícil momento de la despedida, pero también el instante que perpetuará el recuerdo de un coloso del aire. Esta aeronave permanecerá para siempre en la memoria de todos los que hemos tenido el placer de operarlo y mantenerlo”, concluyó.

Con un aplauso multitudinario finalizó la ceremonia y los integrantes de la última tripulación y mecánicos del F-27, entre lágrimas y abrazos, se acercaron a la aeronave para el último adiós. Formados frente a ella recibieron el saludo del brigadier general Amrein y del intendente Varisco. En simultaneo, el equipo de paracaidismo de la Intitución “Aguilas Azules” descendió del cielo portando la Bandera Argentina y la del Escuadrón F-27.

Luego de innumerables saludos y aplausos, todos los presentes se dirigieron al hangar del sistema de armas para compartir un vino de honor. Allí, se realizó la entrega de presentes conmemorativos y para finalizar, el titular de la Fuerza Aérea junto al primer jefe de Escuadrón realizaron el tradicional brindis. “Es difícil para mí sintetizar todo lo que significa esta aeronave. La única reflexión que puedo hacer es que el presente se ha nutrido de todo el pasado de este F-27”, manifestó Amrein.

UN AVIÓN CON ÓPTIMAS CONDICIONES

Noticias en Vuelo conversó en exclusiva con el jefe de la II Brigada Aérea, comodoro Carlos Grzona quien manifestó que “como ex tripulante se mezclan dos sensaciones, una pequeña angustia por saber que va a ser la última operación del sistema de armas pero con optimismo y alegría por haber formado parte de ese grupo humano que ha sido una familia. Este avión no podría haber durado 48 años si no fuera por sus tripulantes y su personal de mantenimiento, los cuales con esfuerzo, dedicación, horas de trabajo, vuelos a la madrugada en horarios poco comunes, mantenimiento durante toda una noche para que el otro día el avión estuviera en servicio, no lo han tomado como un avión sino como parte de ellos”.

Con relación al futuro del personal de su Unidad el comodoro afirmó: “La nueva tecnología que va a llegar va a encontrar a hombres y mujeres muy bien preparados, con idoneidad; personal capacitado bajo el espíritu del sistema de armas F-27 y con la moral y el espíritu que caracteriza al hombre de la Fuerza Aérea Argentina”.

Este medio también conversó con el comodoro (R) Elio Parisi, ex jefe de Escuadrón en las I y II Brigadas Aéreas, ex jefe de Grupo Aéreo en la IX Brigada y uno de los pilotos con más horas de vuelo en el sistema de armas. “Hoy estoy despidiendo un amigo. Como reflexión puedo decir que una tripulación no la hace el comandante, la hace el comandante junto a los tripulantes de cabina, los CEA y los mecánicos. Por eso me llevo recuerdos lindos que indudablemente no se pueden borrar fácilmente”, expresó orgulloso y agregó que “esta aeronave tiene las características óptimas de un avión mediano que puede cumplir distintas funciones”.

También obtuvimos el testimonio del suboficial mayor (R) Omar Domínguez, mecánico de aeronave, que se desempeñó como mecánico y tripulante de los F-27 desde el año 79 en la I Brigada Aérea. “En diciembre del 81 nos fuimos de pase a Comodoro Rivadavia y con un grupo de otros cinco mecánicos formamos el Escuadrón F-27. Fue un logro importante porque necesitábamos mecánicos con experiencia. Trajeron los aviones TC-72 y TC-75 de Holanda y con el TC-79 formamos el Escuadrón”, comentó.

Dentro de sus tareas intervenía en las inspecciones de las aeronaves hasta las mil horas cuando iban a los talleres mayores de FAdeA. Y dentro de la actividad aérea era tripulante de los vuelos de LADE hasta Ushuaia o la zona de Gregores, Perito Moreno y Lago Argentino.

“Hoy tener que despedirlo es un dolor muy grande. Cuando vi imágenes del último vuelo se me cayeron unas lágrimas. Uno tiene muchos recuerdos lindos, de compañeros, de tripulantes, de una familia. Porque en definitiva, a pesar de las jerarquías, éramos una familia desde el jefe de Brigada hasta el último cabo y el personal civil. Era una hermandad lo que había en las tripulaciones (…) La mejor experiencia de mi vida la he pasado en Comodoro”, manifestó emocionado y finalizó diciendo: “Este avión supera todo lo que se necesita para la Patagonia. Es el avión óptimo”.

LA HISTORIA

En 1968 la Fuerza Aérea Argentina puso en marcha la renovación de su flota de aviones de transporte y adquirió el sistema de armas Fokker 27 en sus versiones MK-400 y 600. Así, en agosto de ese año, llegan a nuestro país las primeras aeronaves alquiladas para instruir al personal que comenzaría a tripularlos a partir de 1969 bajo el mando del primer jefe de Escuadrón, vicecomodoro Ervin Kern.

Este avión de transporte de mediano y corto alcance reúne las características necesarias para realizar despegue y aterrizaje en distancias reducidas, operaciones en pistas no preparadas y puede ser configurado para traslado de pasajeros, de carga, tropas o evacuación sanitaria y lanzamiento de personal y carga.

Operaron desde la I Brigada Aérea de El Palomar, la IX Brigada Aérea de Comodoro Rivadavia y la II Brigada Aérea de Paraná lugar donde finalizó su actividad operativa. Asimismo, cumplieron funciones aerocomerciales de fomento de LADE en la región patagónica.

Dentro de las innumerables tareas que realizaron se destaca el primer aterrizaje sobre ruedas de un turbohélice de mediano porte en la Base Marambio; la inauguración del Aeropuerto construido por la Fuerza Aérea en el entonces llamado Puerto Stanley en las Islas Malvinas; durante el Conflicto del Atlántico Sur, el apoyo a las unidades de combate, transporte logístico, misiones de exploración y reconocimiento totalizando 309 salidas sin registrar ninguna pérdida; y el apoyo a las tropas de paz en Haití.


Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS