LOS ENFERMEROS: EXPERTOS EN CURAR HERIDAS DEL CUERPO Y DEL ALMA


El Hospital Aeronáutico Central celebró el egreso de la Promoción XXVII de la Escuela de Enfermería y homenajeó a los enfermeros en su día, una profesión que requiere de una verdadera vocación de servicio
Por Lic. Florencia Sosa. Fotos: PC. Sonia Pereyra.


El 24 de noviembre, el Hospital Aeronáutico Central (HAC) celebró el Día Nacional del Enfermero, que se conmemoró el 21 de noviembre, y el egreso de la Promoción XXVII de la Escuela de Enfermería, ubicada en sus instalaciones.

El evento fue presidido por el director general de Salud, brigadier “VGM” Eduardo Daghero acompañado por el subdirector general de Salud, brigadier Enrique Revol y el director del HAC, comodoro Eduardo Amatore Rodrigué. También estuvieron presentes personal del Hospital, familiares e invitados especiales.

Para dar comienzo a la ceremonia, la Banda Militar de Música del Estado Mayor General “Jorge Newbery” interpretó los acordes del Himno Nacional Argentino.

Posteriormente, el capellán del Hospital, presbítero Luis Ioele, realizó una invocación religiosa en la que destacó el objetivo principal de todo enfermero: “Ustedes han recibido una gran misión, la labor de la gente de la salud es repetir la actitud del buen samaritano, curar las heridas del cuerpo y del alma. El enfermero bueno es todo hombre sensible al sufrimiento humano, es el hombre que se conmueve ante la desgracia del prójimo”.

Asimismo, no sólo pidió por los profesionales en actividad, sino también por quienes se encuentran en situación de retiro y quienes ya no están con nosotros.

Luego, las palabras alusivas estuvieron a cargo del jefe del Departamento de Enfermería, capitán Aldo Velázquez.

“A todo el personal de enfermería quiero agradecerles por el arduo trabajo que realizan día a día en pos de la salud y la vida, muchas veces trabajando doble turno, soportando desvelos, pero siempre al lado del paciente. Es una de las profesiones que se requiere una verdadera vocación de servicio para poder ayudar al prójimo, afirmó el capitán y agregó: “Somos quienes logran aplacar los sentimientos de miedo y de temor y brindarle la seguridad y los cuidados necesarios a quienes se encuentran con problemas de salud”.

El jefe del Departamento de Enfermería también felicitó a los enfermeros militares y civiles de la Promoción XXVII que egresaron de la Escuela de Enfermería e instó al resto de los estudiantes a que sigan su ejemplo.

Durante su discurso, el oficial citó una frase de la madre de la enfermería moderna, Florence Nightingale, quien afirmaba que “es necesaria la medicina, por supuesto. Y son necesarios los médicos, pero un montón de médicos sin enfermeros son incapaces de realizar una labor semejante a lo que puede hacer un sólo médico con un grupo de enfermeros”.

A continuación, el capellán del HAC bendijo los diplomas y obsequios y la ayudante del comodoro Amatore Rodrigué leyó la orden del día en la que se designa al personal que egresó del primer ciclo como Enfermero Universitario.

Uno a uno, los egresados se acercaron a las autoridades para recibir su diploma, sellando con orgullo una etapa de esfuerzo y sacrificio.

Uno de los momentos más emotivos se vivió cuando la directora de la Escuela de Enfermería, vicecomodoro “VGM” Mónica Rodríguez, tomó el juramento a los egresados, una tradición que se conoce con el nombre de “Juramento para enfermeros de Florence Nightingal” y que data de 1893.

Posteriormente, se entregaron una serie de distinciones al personal del Departamento de Enfermería con el objetivo de reconocer su labor diaria, su entrega constante y el compromiso asumido para con el paciente y su entorno familiar.

Por último, los presentes disfrutaron de un ágape de camaradería en la Biblioteca del Hospital Aeronáutico Central.

Durante la jornada, Noticias en Vuelo dialogó con la cabo Micaela Papallo, quien obtuvo el primer promedio de egreso. “Entré a la Fuerza porque tenía pensado seguir Ginecología, mis papás no me podían pagar la carrera de Medicina, entonces ingresé a la Institución para poder cumplir mi sueño. Me especialicé en Apoyo Sanitario y me di cuenta que quería ser enfermera, así fue como decidí ingresar a la carrera. Ahora voy por la Licenciatura y creo que ya no quiero ser ginecóloga”, cuenta entre risas.

Según la flamante egresada, a los tres años que dedicó a la Escuela de Enfermería sumará dos años más para alcanzar el anhelado título de Licenciada en Enfermería de la Universidad de Buenos Aires. Actualmente está destinada en el Hospital Aeronáutico Central donde se desempeñará con pasión y esmero por el cuidado y contención de los pacientes.


Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS