EGRESO DEL PRIMER CURSO DE ADIESTRAMIENTO OPERATIVO EN ALTAS LATITUDES


Durante la ceremonia se entregaron certificados al personal militar superior de la especialidad Meteorología
Por Lic. Florencia Sosa / Fotos: C1° Natalia Gadea


El 1 de noviembre se llevó a cabo en el edificio Cóndor la ceremonia de entrega de certificados a los oficiales de la especialidad Meteorología que finalizaron con éxito el primer “Curso de Adiestramiento Operativo en Altas Latitudes” cuya última etapa se realizó en la Base Marambio.

La ceremonia estuvo presidida por el director general de Seguridad Operacional Aeroespacial Militar, brigadier Guillermo Alsúa, acompañado por el comandante de Adiestramiento y Alistamiento, brigadier mayor Oscar Charadía, y por el director de Asuntos Antárticos, comodoro Enrique Videla. También estuvo presente personal militar superior, subalterno y civil e invitados especiales.

Al comenzar el acto, el director de Servicios e Infraestructura Aeronáutica Militar, comodoro Marcelo Biassutto, fue el encargado de pronunciar palabras alusivas: “Ésta es la primera promoción de meteorólogos aeronáuticos militares íntegramente formados en la órbita de la Fuerza Aérea Argentina”.

Por tratarse de una profesión de gestión de riesgos y altas exigencias, el oficial resaltó la importancia de asumir “el desafío de formar a nuestros propios profesionales en una rama específica de la meteorología que es la aeronáutica y con características muy especiales, que es la militar”.

Posteriormente se dirigió a los egresados del curso, a quienes felicitó por el logro alcanzado y los instó a seguir capacitándose con esfuerzo y dedicación: “Hay un lema que dice ‘se hace camino al andar’, pues ustedes han sido los pioneros, han empezado por este camino y la Dirección General de Seguridad Operacional Aeroespacial Militar los guiará para ir fortaleciendo el desarrollo de la especialidad”.

También felicitó al instructor del curso, mayor Olver Boolsen, por cumplir con los objetivos trazados para la capacitación.

Luego, se realizó la entrega de certificados que acreditan la finalización del curso al primer teniente Mauro Abdemur, al teniente Enzo López y los alfereces Mayra Gordillo y Mariano Massara.

Asimismo, el director general de Seguridad Operacional Aeroespacial Militar entregó un reconocimiento especial por parte del organismo rector de la especialidad Meteorología al brigadier mayor Charadía y al comodoro Videla por el apoyo brindado al desarrollo de la capacitación. Además, el mayor Boolsen recibió un certificado por ser el responsable de dictar el curso.

Al respecto, el comandante de Adiestramiento y Alistamiento destacó: “El beneficio de capacitar al personal es altamente valioso para la Institución, particularmente para el Comando de Adiestramiento y Alistamiento, tener nuevos especialistas en meteorología de altas latitudes significa un paso muy importante, dado que la actividad que este Comando realiza al sur del paralelo 60, llamese el enlace permanente que tenemos el continente antártico con nuestro país, significa estar actualizado tecnológicamente, en los procedimientos y en la información. Todo esto beneficia al vuelo para que sea más seguro”.

“Tener buenos meteorólogos, observadores y pronosticadores es un valor agregado al personal que tenemos, que hoy son jóvenes del primer curso y, a lo largo del tiempo, se van a ir capacitando cada vez más y va a ser sumamente valioso para los operaciones antárticas. Estoy totalmente satisfecho y muy contento de estos jóvenes meteorólogos”, afirmó el brigadier mayor Charadía.

Por último, el titular del Comando de Adiestramiento y Alistamiento explicó que la I, VII y IX Brigadas Aéreas cuentan con sistemas de armas, tales como Hércules C130, Twin Otter, Bell 212 y MI17, que a lo largo de todo el año realizan cruces antárticos de manera permanente siendo en esas oportunidades el momento propicio para que los oficiales puedan aplicar sus conocimientos e interactuar con las tripulaciónes.

El día a día en el Curso de Adiestramiento Operativo en Altas Latitudes

El adiestramiento especializado en meteorología antártica aplicada al ámbito aeronáutico se extendió a lo largo de 40 días y es la primera vez que se realiza en la Base Marambio. Los oficiales de cuerpo comando que asistieron como cursantes egresaron en diciembre del 2015 de la especialidad primaria meteorología y es la primera vez que pisan el suelo antártico.

Al respecto, la alférez Mayra Gordillo comentó cómo fue el comienzo de esta experiencia: “Salimos de Buenos Aires ya puestos en situación. Previamente analizamos, bajo la supervisión del instructor, qué día se iba a poder volar desde Buenos Aires hasta Río Gallegos y desde allí hasta la Antártida. El cruce se realizó luego de 3 días cuando observamos la meteorología más clara, supimos en qué momento iba a entrar el avión y cuándo iba a salir. Es decir, que desde que salimos de Buenos Aires hasta que volvimos seguimos la meteorología día a día”.

El primer encuentro con el continente blanco es una experiencia única para todo el que visita la Base Marambio y la alférez Gordillo habló con Noticias en Vuelo acerca de cómo vivió ese momento: “es muy emocionante, muy maravilloso para nosotros porque ninguno de los cursantes habíamos estado en la Base. Si bien dos ya habían ido, no llegaron a bajar. La verdad es que viajar en el Hércules y mirar por la ventana toda la superficie blanca me emocionaba mucho porque estaba haciendo algo único”.

“Personalmente lo sentí como un gran desafío. Fue increíble para mí y para el resto también, ésta experiencia no la tienen todos e íbamos con la intención de aprovechar, aprender de todo y ver con nuestros propios ojos algo que no conocíamos hasta ese momento”, comentó la alférez.

Según el mayor Boolsen, la capacitación consistió en analizar diariamente la situación meteorológica, los productos elaborados como pronósticos, cartas de altura, datos básicos de estaciones meteorológicas de la zona y familiarizarse con el comportamiento de las variables meteorológicas para las zonas antárticas y subantárticas.

Según la alférez, cada jornada comenzaba a las 8 de la mañana con la presentación de la dotación. “Posteriormente, el pronosticador daba la situación meteorológica para ese día, nosotros íbamos a la oficina, analizábamos las observaciones y los pronósticos disponibles. Seguíamos la situación meteorológica hasta aproximadamente las 6 de la tarde y a la mañana siguiente analizábamos los datos que habían llegado desde las 6 de la tarde del día anterior hasta las 8 de la mañana para ver cómo funcionaba todo y si había ocurrido algún fenómeno”, manifestó la oficial.

“También realizamos simulaciones de vuelos como si estuviéramos en curso, lo vivíamos como si fuera en tiempo real, como si el avión despegaba a cierta hora de Río Gallegos y tomando decisiones respecto a la continuidad del vuelo ante algún cambio de un dato meteorológico de la Península y después corroborábamos, al final de cierto tiempo, si el vuelo pudo llegar a Marambio o si no pudo entrar”, comentó el instructor y agregó: “Además, analizábamos si se dieron las cosas como pensábamos o si se dieron de otra manera y cuál fue su causa”.

Por otro lado, el mayor Boolsen también resaltó la importancia de que los alumnos pudieran “ver en el lugar la magnitud de los fenómenos meteorológicos en la Antártida misma. Son tan intensas las nieblas u otros fenómenos que en algunos casos no se ve absolutamente nada en Marambio”.

Al finalizar, la alférez Gordillo afirmó que los conocimientos teóricos necesarios para realizar esta capacitación los incorporaron en nuestro Centro Meteorológico Militar y llegar a la Base significó ponerlos en práctica: “no es lo mismo aprender a través de un libro que estar en ese lugar y ver cómo son las cosas realmente, saber la intensidad con la que sopla el viento, el mar de nubes, que nunca antes lo habíamos visto. Uno se hace la idea de lo que podría llegar a ser pero verlo personalmente profundiza el aprendizaje”.

Por último, el director general de Seguridad Operacional Aeroespacial Militar, organismo rector de la especialidad meteorología, concluyó: “Hemos podido terminar un ciclo de perfeccionamiento que marca un hito en nuestra organización. Por primera vez, y con nuestros propios medios, oficiales de la especialidad han tenido una vivencia situacional de la problemática meteorológica en altas latitudes. Completar su capacitación en Marambio les permitió familiarizarse con las cuestiones logísticas, técnicas y operativas propias de las zonas antárticas y subantárticas y a partir de ahora éstos oficiales se integrarán a las actividades de apoyo al vuelo militar al sur de nuestro territorio continental”.


Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS