“MANTENER LA BANDERA ES TAREA PARA HOMBRES Y MUJERES CON COMPROMISO, INTELIGENCIA Y VOLUNTAD”


Manifestó el titular de la Fuerza Aérea Argentina, brigadier general “VGM” Enrique Víctor Amrein, en la ceremonia de bienvenida de la Dotación 47 luego de cumplir un año de servicio en la Base Marambio
Por Lic. Cecilia Vergara / Fotos por Sol. Vol. Melina Fernández
-- -- -- -- -- -- -- -- -- -- --


Durante la mañana del 31 de octubre la Aeroestación Militar del Aeroparque Jorge Newbery se colmó de familiares y amigos de la Dotación 47 que regresaría a Buenos Aires tras cumplir un año de servicio en la Base Antártica Marambio perteneciente a la Fuerza Aérea Argentina (FAA).

A bordo de una aeronave Hércules C-130, el personal viajó desde la ciudad santacruceña de Río Gallegos, asiento de la Base Militar homónima, para dar por finalizada la campaña antártica 2015/2016.

La ceremonia de bienvenida fue encabezada por el titular de la Institución, brigadier general “VGM” Enrique Víctor Amrein, quien acompañado por el comandante de Adiestramiento y Alistamiento, brigadier mayor Oscar Charadía, y el secretario general de la Institución, brigadier Javier Videla, saludó a los recién llegados.

También se encontraban presentes oficiales y suboficiales de la Fuerza Aérea; Veteranos de Guerra de Malvinas; la directora del Servicio Meteorológico Nacional, Lic. Celeste Saulo; el presidente de la Fundación Marambio, suboficial mayor “VGM” (R) Juan Carlos Luján; representantes de la Dirección Antártica del Ejército Argentino; autoridades de las Fuerzas Armadas e invitados especiales.

La Banda Militar Conjunta, dirigida por el alférez Miguel Ángel Toscano, ejecutó el Himno Nacional Argentino mientras la entonaban todos los presentes y el capellán mayor de la FAA, presbítero Ricardo González, realizó una invocación religiosa.

A continuación, el brigadier general Amrein pronunció palabras alusivas a este importante acontecimiento en las que resaltó que como máxima autoridad del Estado Mayor General “tengo el deber y el gran honor de expresarles el agradecimiento en nombre de la Fuerza Aérea, por ser los responsables de la operatividad de nuestra Base para el cumplimiento de las distintas tareas que se han llevado a cabo este último año. La Antártida sigue siendo para nuestra Institución un escenario único donde sus hombres y mujeres se ponen a prueba desde hace muchos años”.

Refiriéndose especialmente a los integrantes de la dotación exclamó: “Siéntanse orgullosos: mantener la bandera celeste y blanca a más de 3 mil kilómetros de Buenos Aires sigue siendo tarea para hombres y mujeres con compromiso, inteligencia, afecto y voluntad. Sé que han podido desarrollarse como profesionales (…) que han aprendido a sufrir la separación de sus afectos, a sentir el significado de la soledad, a conocer las maravillas naturales de una tierra casi misteriosa, a valorar el trabajo en equipo y a afianzar los vínculos de amistad con los camaradas con quienes han compartido momentos de alegría y, por sobre todo, momentos de gran tristeza. En este sentido, el empeño de nuestra Fuerza Aérea por sostener la presencia allá tan lejos, conlleva actos humanos y grandes sacrificios”.

En ese momento emotivo, el titular de la FAA hizo un reconocimiento a la entereza de la Dotación 47 al poder salir adelante tras la pérdida de uno de sus integrantes, el cabo primero Gustavo Capuccino, quien perdiera la vida cumpliendo con su deber en actos del servicio durante dicha campaña antártica.

Asimismo, agradeció a los familiares y seres queridos del personal desplegado por acompañarlos “en esta patriada, que los extrañaron y quienes los contuvieron a la distancia” y agregó: “Ahora es el momento de reencontrarse con ellos y compartir cada una de las experiencias adquiridas, que sin dudas ya han marcado sus vidas para siempre”.

Para concluir proclamó: “Integrantes de la Dotación Antártica 47: ¡Bienvenidos al continente! ¡Muchas gracias! ¡Misión cumplida!” y junto a las autoridades presentes los saludó a cada uno dando por finalizada la ceremonia.

Así, llegó el momento más esperado: la dotación rompió fila y pudo finalmente reencontrarse y saludar, entre lágrimas y sonrisas, a quienes los esperaban ansiosamente.

El orgullo familiar

Noticias en Vuelo conversó con familiares de la Dotación 47 antes de su emocionante arribo. Natalia Cardo, novia del cabo principal Gastón Scalarea, se encontraba expectante por la inminente llegada y nos contó que “es la primera vez que se va a la Antártida y la verdad que este año fue bastante difícil, con momentos buenos y malos. Estuvimos bastante comunicados gracias a Dios pero se hace complicado no verlo, la foto no es lo mismo, pero él siempre estuvo feliz allá y eso es lo importante”.

De la misma manera, la mamá de la cabo principal Mariana Fleitas manifestó que “este año fue duro por un lado uno extraña, pero por otro lado, está contento porque es el trabajo, lo que eligió y lo que le gusta (…) Estamos orgullosos de ella por este logro”. Durante este año, Mariana no pudo estar presente para el nacimiento de su sobrino motivo por el cual, su llegada sería más que especial para toda la familia.

Los padres del cabo primero José Luis Giraud, quienes viajaron especialmente desde Córdoba, relataron estar “muy felices porque él cumplió el sueño que anheló toda una vida, es muy joven pero siempre quiso ir a Marambio. Hoy en día las comunicaciones son otra cosa y pudimos hablar con él todas las veces que quisimos y era como si lo tuviéramos acá”. Debido a la distancia y los compromisos laborales, la familia completa no pudo viajar a Buenos Aires para recibirlo pero, en su lugar, diseñaron entre todos una colorida bandera que pregonaba: “Bienvenidos Dotación 47”.

EL RELEVO

Al celebrarse el 47º Aniversario de la Base Antártica Marambio y con motivo de desarrollarse la puesta en funciones del jefe de la Base y el relevo de Dotación, una comitiva integrada por autoridades de la Fuerza Aérea y personal de apoyo, viajó hacia la Antártida para realizar, el sábado 29 de octubre, un acto conmemorativo en el hangar de aeronaves.

El mismo fue presidido por el comandante de Adiestramiento y Alistamiento de la Institución, brigadier mayor Oscar Charadía, acompañado por el vicegobernador de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Isla del Atlántico Sur, Dr. Juan Carlos Arcando; la presidente del Tribunal Superior de Justicia de la provincia de Tierra del Fuego, Dra. María del Carmen Battaini; el diputado del Parlamento del Mercosur (PARLASUR), Humberto Benedetto; la directora nacional del antártico, Mtro. Fernanda Millicay; autoridades de la administración nacional, provincial y de la Dirección de Asuntos Antárticos, representantes de las Fuerzas Armadas, personal militar y civil de la Fuerza Aérea, Veteranos de Guerra de Malvinas e invitados especiales.

Para dar el marco oficial a la ceremonia se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino, seguido por la lectura de la Resolución del Ministerio de Defensa mediante la cual se designa al nuevo jefe de la Base, vicecomodoro Ricardo Martínez.

“Dotación 47: volvamos a casa con el orgullo de haber aceptado un desafío y haber llegado a nuestra meta”

El jefe saliente, expedicionario del Desierto Blanco, comodoro Sergio Zulatto, dedicó emotivas palabras de despedida al personal que estuvo a su cargo el último año y a la vez, dio la bienvenida a los integrantes de la Dotación 48.

Su alocución comenzó con una breve reseña histórica de la creación de las distintas Bases antárticas argentinas hasta llegar a la inauguración de “nuestra querida Marambio, un 29 de octubre de 1969, luego de que los 23 hombres de la Patrulla Soberanía finalizaran los trabajos iniciales de lo que sería la primera pista de aterrizaje en el Continente Antártico. Ese día, un Fokker F-27 de la Fuerza Aérea realizaba el primer aterrizaje sin esquíes en la Antártida, trasladando autoridades. Luego vendría, a lo largo de los años, el extraordinario apoyo de los Hércules, los Chinook, los Bell, MI y nuestro incansable Twin Otter. A partir de allí, cuarenta y seis dotaciones pasarían por sus instalaciones, cuarenta y siete con la nuestra. Y todas unidas por el mismo sentimiento: mantener en alto el Pabellón Nacional y la presencia soberana en el Continente Antártico”.

Luego, continuó haciendo referencia a su dotación y a las tareas realizadas durante la Campaña Antártica 2015/2016. “Hoy nos toca a nosotros dejar esta Base que fue nuestra casa por un año (…) A partir de mañana la extrañaremos y formará para siempre uno de nuestros recuerdos más importantes, no sólo a nivel profesional, sino también de nuestras vidas mismas. Los elementos, el trabajo, la esperanza convivieron con nosotros durante un año probando nuestro propio profesionalismo, temple, compromiso y determinación y, enseñándonos humildad, autoconocimiento, paciencia y tolerancia para llevar adelante la convivencia entre nosotros con nuestros días buenos y no tan buenos”, manifestó orgulloso el comodoro Zulatto.

Y agregó emocionado: “Dentro de los días buenos estuvieron las reuniones, las celebraciones, los momentos compartidos en sana camaradería. Dentro de los otros, estuvieron las tristezas de la partida de algún ser querido y, sobre todo, la de uno de nuestros camaradas. No es fácil dejarlo aquí pero es nuestro consuelo que ahora forma parte de los eternos centinelas que velarán por siempre la soberanía de nuestro cielo antártico. Vaya para Gustavo nuestro eterno reconocimiento a su sacrificio”.

Para finalizar, expresó: “A la Dotación 48 les deseamos buenos vientos y que quieran esta Base como nosotros llegamos a quererla. A la Dotación 47: volvamos a casa con el orgullo de haber aceptado un desafío y logrado llegar a nuestra meta”.

Luego de un caluroso aplauso por parte de todos los presentes, el brigadier mayor Charadía pronunció la fórmula de rigor que puso en funciones al nuevo jefe de Base, quien a su vez, entregó al comodoro Zulatto la banderola en representación de su gestión.


Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS