SIMULACRO DE CONFLICTO BÉLICO EN EL IFE


Aspirantes y cursantes participarán en una maniobra donde aplicarán todos los conocimientos adquiridos durante su instrucción en un escenario de guerra ficticio
Por Lic. Florencia Sosa / Fotos: C1° Natalia Gadea


El 30 de septiembre, los aspirantes a cabo en comisión y los cursantes del Curso de Servicios Profesionales (CUSERPRO) del Instituto de Formación Ezeiza (IFE) dieron inicio a una maniobra que durará 5 días en la que pondrán a prueba su vocación y aplicarán todos sus conocimientos en la resolución de un contexto bélico. Al finalizar el ejercicio, continuarán el adiestramiento con dos días de supervivencia.

En este contexto, Noticias en Vuelo estuvo presente en la primera jornada para interiorizarse sobre todos los detalles de este operativo.

El primer día se centró en la puesta en marcha de la “Base Aérea Militar Cóndor”, ubicada dentro de las instalaciones del establecimiento educativo, que constó en el armado de carpas, trincheras y refugios, entre otras instalaciones. El personal desplegado, portando uniforme de combate, recorría el predio con entusiasmo para terminar de adecuar cada uno de los sectores del teatro de operaciones y, así, dar por iniciada las actividades del día.

Al respecto, el director del IFE, comodoro Horacio París explicó: “Se trata del ejercicio de cierre del año. Hace un mes que el personal del Instituto está trabajando en este campo de instrucción que hemos denominado como la Base que estuvo activa en la Guerra de Malvinas, en su honor”, asimismo agregó: “Recibimos ayuda del Área Logística Palomar, que nos ha prestado las máquinas para trabajar en el lugar y hacer el movimiento de tierras como así también del Área Material Quilmes en lo relacionado a las cuestiones mecánicas”.

Por su parte, el jefe de Grupo Aspirantes, comodoro Guillermo Alonso, dialogó con Noticias en Vuelo sobre cómo se conforma un teatro de operaciones: “Se trata de una Base de despliegue militar operativo en un entorno hostil, en un país determinado bajo un mandato típico de Naciones Unidas en el cual tenemos que instalar como Unidad Aérea una Base en medio de la nada, sin ningún apoyo. Para lograr eso, tenemos que configurarla para que tenga todos los servicios y, por otro lado, tenemos que darle un grado de seguridad”.

Según el comodoro Alonso, la Base está dividida en 3 partes: una primera zona que sirve de acceso del estacionamiento donde se hace un chequeo de seguridad; un segundo sector donde se ubica el alojamiento, racionamiento y atención sanitaria del personal y, el último sector es el área restringida que consta de un área operativa.

En esta última se ubica un puesto comando, el control del espacio aéreo, el área de comunicaciones, el puesto comando de defensa terrestre y los refugios antibombas o antigranadas, en caso de que algún elemento hostil pueda causar daño al personal. Por último, a cierta distancia de la Base se encuentra una línea de defensa perimetral que refuerza la seguridad de las instalaciones.

LOS ORGANISMOS RECTORES ACOMPAÑAN LA CAPACITACIÓN

“Las unidades u organismos rectores de cada una de las especialidades que se dictan en este Instituto nos brindan apoyo como una forma de capacitar a los alumnos que el año que viene, ya como cabos en comisión, irán a ese destino”, afirmó el comodoro Alonso.

Según el director del IFE y el jefe de Grupo Aspirantes, entre las unidades que formarán parte de la maniobra se encuentran el Grupo Aéreo 7 de la VII Brigada Aérea que permitirá que las diferentes especialidades practiquen con material de vuelo con un helicóptero y, el Grupo de Operaciones Especiales (GOE) que brindará apoyo y asesoramiento en materia de seguridad y defensa de las instalaciones.

Por su parte, también participará la Base Aérea Militar Morón con su material aéreo; el Grupo III Comunicaciones colaborará en la instalación de la red alámbrica e inalámbrica y la Dirección de Vigilancia y Control Aeroespacial (DirVyCA) asistirá a las especialidades relacionadas con el empleo de radares.

La I Brigada Aérea apoyará al ejercicio a través de la Terminal de Carga Aérea (que asistirá a la especialidad de Carga y Despacho), una Oficina de Pronóstico de Despliegue (para guiar a los aspirantes de la orientación Meteorología) y un Servicio Contra Incendio en coordinación con la Dirección General de Seguridad Operacional Aeroespacial Militar, para el adiestramiento del personal de dicha especialidad.

Asimismo, también se desplegará la Red de Observadores del Aire y la Dirección General de Inteligencia que colaborará en el diseño de la simulación para trasladar al aspirante y al cursante a un contexto bélico real.

EL EJERCICIO EN ACCIÓN

En la primera etapa de la maniobra, la VII Brigada Aérea desplegó un helicóptero Bell 412 desde el cual el Grupo de Operaciones Especiales realizó una demostración de descenso en rapel. Otras de las aeronaves que participarán en tareas de capacitación durante el simulacro son las aeronaves Robinson R44, Cessna y Hughes 500.

Durante la jornada, el jefe de División Instrucción e instructor Curso Alfa de Tránsito Aéreo, primer teniente Jonatan Benítez, explicó en qué consiste la maniobra: “Vamos a hacer un ejercicio simulado en el cual se genera una situación hostil y donde cada una de las especialidades van a poner en práctica lo que han estudiado a lo largo de todo el año, tanto en el área de instrucción como en el área académica”.

A su vez, el suboficial instructor, cabo primero Diego Benavídez, manifestó que es “importante que puedan aplicar sus conocimientos sobre el terreno y no en un ámbito tan controlado como puede ser una oficina, en el caso de los oficinistas, o en una contaduría, sino que lo hacen en una situación de estrés en la que normalmente no se expondrían”.

“Deben poder ver sus limitaciones, mejorar sus competencias, ver cómo actúan ante situaciones no previstas que le vamos a ir generando”, agregó el primer teniente Benítez.

Según el comodoro París, de las diecisiete especialidades que ofrece la Fuerza Aérea para la formación de suboficiales, once de ellas integran la oferta educativa del IFE y son las que participarán de esta la maniobra: Tránsito Aéreo; Vigilancia y Control del Espacio Aéreo; Mantenimiento y Operador de Radar; Mecánico de Taller; Meteorología; Carga y Despacho; Apoyo Sanitario; Bandas Militares; Contabilidad; Contra Incendio y Oficinistas.

La aspirante dragoneante principal Federica Luna afirmó que su especialidad, Tránsito Aéreo, se encarga de “controlar todo el plan de vuelo que el piloto proyecta desde su salida hasta su arribo. Una vez que está listo para despegar nos encargamos de darle todos los permisos, desde que pone en marcha la aeronave hasta que despega y, en el aeropuerto de llegada se encargan de que aterrice”.

“En el ejercicio vamos a estar desempeñando tareas del control de plan de vuelo, que nos entregan los pilotos para cada uno de sus vuelos y, también, del aterrizaje de distintas aeronaves y helicópteros que van a venir a la Base”, manifestó Luna.

Al respecto, su compañero, el aspirante Mauricio Rodríguez, agregó que también tienen como tarea la “seguridad y mantenimiento de la plataforma como así también la carga y descarga”.

En el caso de los integrantes del CUSERPRO, próximos a convertirse en oficiales del Cuerpo de Servicios Profesionales, su trabajo principal consistirá en un brindar asistencia a la mesa de operaciones a través de una asesoría general.

Según la instructora del Curso, primer teniente Gisella Salas, por primera vez los cursantes participarán junto con los aspirantes a lo largo de toda la maniobra además de la etapa de supervivencia. Esto se debe a que este año las especialidades de ambos son complementarias y permiten enriquecer aún más la propuesta multidisciplinaria del ejercicio. El año pasado, mientras que los CUSERPRO realizaban el ejercicio de supervivencia, los aspirantes se encontraban ejecutando la maniobra y posteriormente se intercambiaron las etapas, efectuando los adiestramientos en diferentes momentos.

“El CUSERPRO va a tener tres funciones básicamente: guardia, asesoramiento y también participarán como observadores en los servicios que no sean propios de su especialidad”, explicó la instructora.

En el caso del cursante Gustavo Liebana, Lic. en Comunicación Social, tiene como tarea llevar una bitácora, “una crónica del día a día de la maniobra y hacer un registro visual a través de fotografías”.

Con respecto a la necesidad de trabajar en equipo, el jefe de Grupo Aspirantes, comodoro Guillermo Alonso, destacó la importancia de que los aspirantes y los cursantes se apoyen mutuamente para cumplir con los objetivos esperados. “Se han preparado todo el año para llegar a esta instancia (…) Todos tienen su rol y su implicancia en este ejercicio operativo, tenemos muchos organismos comprometidos en la Fuerza Aérea que participan, además del cuerpo docente, militar y civil, de este Instituto”, afirmó el comodoro París y agregó: “Los aspirantes y los cursantes están muy motivados, han esperado con muchas ganas este adiestramiento, yo los veo muy felices y creo que van a poder aprovechar esta oportunidad”.

El ejercicio continuará con la simulación de negociaciones de entrega y rescate de rehenes y refugiados, evacuaciones, defensa, sabotaje y despliegue de aeronaves, entre otras actividades previstas.

Durante la primera jornada, los aspirantes y cursantes se ubicaron en semicírculo frente al director del IFE quien les deseó éxitos y, para infundirles ánimo, les recordó que todos están preparados psicológica y mentalmente para afrontar este desafío.

EL ORGULLO DE PERTENECER: UNA MOTIVACIÓN PARA LAS NUEVAS GENERACIONES

Este tipo de ejercicios pone a prueba la verdadera vocación de quienes desean portar el uniforme de la Fuerza Aérea Argentina. Al respecto, los diferentes actores que forman parte de la maniobra se dirigen a las futuras generaciones de aspirantes y cursantes que sueñan con ingresar al IFE.

Al respecto, el primer teniente Benítez afirmó: “Este Instituto tiene la particularidad de tener más de diez especialidades dentro de lo que es la formación de suboficiales. A diferencia de otros años se ha logrado un progreso muy importante en el área militar especialmente y en los aspirantes se logra ver la alegría y el entusiasmo a medida que ven los progresos”.

Por su parte la aspirante dragoneante principal Luna explicó: “Los invito a que ingresen, es una experiencia muy linda. Es una muy buena oportunidad para servir a la Patria, uno aprende a amar a lo que se defiende”.

Asimismo, el cursante Liebana comentó que la experiencia de formar parte del Cuerpo de Servicios Profesionales es muy enriquecedora debido a que se trata de “un punto de intersección entre la vida militar y la especialidad (…) En la Fuerza Aérea los profesionales somos muy útiles y ayudan a crecer a una Institución como ésta”, destacó.

“Como siempre se dice en Fuerza Aérea, pertenecer es un orgullo”, manifestó el cabo primero Benavídez y concluyó: “Ingresen, la motivación, servir a la Patria y vestir este uniforme es la mejor paga que podemos tener”.

Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS