“MALVINAS, INSTANTES ETERNOS”


En el marco del lanzamiento de su libro, el vicecomodoro (R) “VGM” Carlos Neme visitó al secretario general de la Fuerza Aérea y le obsequió un ejemplar
Por 1er Teniente Sheila Lyall / Fotos: PC Carlos Burtone
-- --



El pasado miércoles 29 de junio, en el 5to piso del Edificio Cóndor donde se encuentra alojada la Secretaría General del Estado Mayor de la Fuerza Aérea Argentina (FAA), su titular, el brigadier Javier Videla recibió una visita muy especial.

Carlos Neme es vicecomodoro retirado y veterano de guerra de Malvinas. Luego de cesar en sus funciones se dedicó de lleno a su pasión por la escritura y fue así entonces como, tras recorrer hojas en blanco con palabras y pensamientos que fluían desde su interior sobre la guerra, esos conceptos cobraron forma dando nacimiento a la obra literaria que recibió el nombre de “Malvinas, instantes eternos”.

Neme, un entusiasta de la causa del Conflicto del Atlántico Sur, habló con “Noticias en Vuelo” acerca de las fuentes de su inspiración y explicó que “me inspiró básicamente reconocer el accionar de la Fuerza Aérea en Malvinas (…) Otra de las cosas que también me motivaron fue la campaña que se hizo posterior a la guerra de calificar a los pilotos argentinos como ‘kamikazes’ y porque las misiones que cumplían eran realmente extremas”.

Sobre esta cuestión, el vicecomodoro aseguró que a lo largo de los años estuvo latente en él destacar su visión particular de quienes protagonizaron uno de los hechos más significativos de nuestro país: “Siempre me quedó en la cabeza este tema y me dije: ‘Algún día tengo que hacer algo para demostrar que los pilotos argentinos de las misiones en Malvinas eran personas normales como cualquier otro; que tenían familia, hijos, padres y que no tenían otra preparación profesional más que la estándar que ofrecía la Fuerza Aérea y que se desarrollaba normalmente a lo largo de los años con los planes de instrucción’ (…) el valor de las misiones que se realizaron fueron en el límite total y, en el afán de cumplirlas, siempre reinaba la incertidumbre”

Al momento de recapitular de qué forma tomó conocimiento de los hechos, el autor cuenta que “yo estuve en (Río) Gallegos en el Centro de Comando y Control y me tocaba entregar las misiones. El que había mandado a tres pilotos a una misión, con suerte recibía dos. Era muy fuerte lo que se vivía por esos días”.

Consultado por el nombre que eligió para su obra, el autor manifestó que a su entender era representativo de los momentos que esos pilotos vivenciaron en el día a día y en cada una de sus misiones y que si bien el tiempo de un ataque o de una pasada aérea duran instantes, esos instantes quedan para siempre en la memoria.

Como explica Neme, se trata de una novela sobre un hecho histórico. “Quien la lea se va a encontrar con un observador que mira la vida de un piloto entre la guerra y su vida personal realizando por momentos una retrospectiva de su vida.

El vicecomodoro escribe desde hace muchos años y, un día, decidió rendir tributo a aviones significativos como el Camberra y el A4-B. Con ese cúmulo de artículos pensó en ir más allá y editar un libro, sueño que hoy se convirtió en una firme realidad.

En medio de esta charla y de compartir infinitas anécdotas con el brigadier Videla; el encuentro finalizó con el compromiso por parte del secretario general de zambullirse en las páginas de esta novela que planea entre el combate y la vida misma.



Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS