10 AÑOS DE LA CAÍDA DEL LEAR JET 35A T-21 EN BOLIVIA


La agregaduría aeronáutica argentina junto con la Unidad Educativa Fuerza Aérea Argentina realizaron una emotiva ceremonia para recordar el aniversario
--


El 9 de marzo en las instalaciones de la Unidad Educativa "Fuerza Aérea Argentina" ubicada en la ciudad del Alto, La Paz, se conmemoró el 10° aniversario del lamentable accidente del avión Lear Jet 35A T-21 de la II Brigada Aérea de Paraná ocurrido en la República de Bolivia en el que los tripulantes perdieron la vida.

A la ceremonia asistieron el embajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez García; el brigadier Alfredo Amaral, quien al momento de desempeñaba como agregado aeronáutico en ese país; el comodoro Miguel Kozelnik, actual representante de la Fuerza Aérea Argentina en dicho país; autoridades de las distintas Fuerzas Armadas de América Latina e invitados especiales.

Los presentes fueron recibidos con todos los honores característicos del país. Tras entonar las estrofas del Himno del Estado Plurinacional de Bolivia, el embajador junto a Sergio Otero, familiar de uno de los tripulantes fallecidos y personal civil de la II Brigada izaron la bandera mientras que la Banda Militar del Ejército Boliviano interpretó los acordes del Himno Nacional Argentino.

Con motivo de la conmemoración, se inauguraron dos torres de aproximadamente dos metros : en una de ellas se alzó una imponente maqueta del avión Lear Jet 35 A matrícula T-21, donada por la agregaduría de la Fuerza Aérea Argentina ,y en la otra un santuario de la Virgen de Loreto.
La alcaldesa de la ciudad de el Alto, Bolivia, Soledad Chapetón, estuvo a cargo de las palabras alusivas en las que manifestó : “El legado que nos dejaron estos seis militares es muy significativo porque venían a realizar una actividad de solidaridad a nuestro país, pero lastimosamente partieron antes que nosotros”. “Ahora los tenemos como estrellas, como ángeles al lado nuestro para que sean un ejemplo de la hermandad que necesitan los países de América Latina”, agregó.

Luego, el director de la Unidad Educativa hizo entrega de un recordatorio al brigadier Amaral por ser uno de los impulsores del crecimiento de ese establecimiento que hoy alberga alrededor de quinientos alumnos. Además, le obsequió un presente al comodoro Kolzenik por prestar ayuda activamente a la escuela, quien se dirigió a los presentes y expresó: “Somos conscientes que toda desaparición de un ser querido constituye una pérdida irreparable para quienes deben continuar en este mundo. De manera que comprendemos acabadamente la aflicción y la congoja que provoca ese vacío en sus familiares, como Sergio Otero que hoy nos acompaña, el hijo del suboficial principal Juan Otero”, explicó el agregado y continuó: “Creemos que sus vidas son un ejemplo de conducta y un orgullo para todos los argentinos y bolivianos ya que no solo perdieron su vida sirviendo a su patria sino salvando vidas de hombres y mujeres de Bolivia. Por eso decimos que los tripulantes fallecidos de nuestra querida Fuerza Aérea Argentina, declarados héroes por la Municipalidad de la ciudad de El Alto son ejemplo para las nuevas generaciones de hombres y mujeres de ambas naciones”.

El embajador argentino aseguró que el acto desarrollado en la Unidad en honor a los militares es un orgullo para las futuras generaciones: “Sus vidas son un ejemplo de conducta y de orgullo para todos los argentinos y bolivianos, ya que no sólo perdieron sus vidas, sino salvaron vidas de hombres y mujeres de Bolivia”.

Durante el homenaje, los niños de la escuela, conmovieron a la delegación extranjera con la poesía titulada “Mis seis gigantes estrellas”, en honor a los tripulantes de la aeronave.Para finalizar, otro grupo de alumnos realizaron una demostración de danzas típicas invitando a participar a los presentes.

En simultáneo, en las instalaciones de la II Brigada Aérea se realizó una misa de campaña en memoria de estos héroes. La misma fue presidida por el jefe de la Guarnición Aérea Paraná, comodoro Carlos Grzona. Luego de la misa se colocó una ofrenda al pie del monolito erguido en homenaje al personal fallecido y se los recordó con un minuto de silencio.

La tripulación estaba comandada por el capitán Fernando Francos, el primer teniente Matías Simonetti, el suboficial principal Juan Otero y los suboficiales ayudantes Jorge Peralta, Enrique Aimino y Javier Brondi.

Fuente: II Brigada Aérea / Agregaduria Aeronautica Argentina en Estado Plurinacional de Bolivia


Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS