SE CUMPLIERON 50 AÑOS DE LA “OPERACIÓN SOCORRO”


Se trata del mayor vuelo realizado sin escalas desde Río Gallegos con destino a la Antártida que se hizo en nuestro país
--


El 28 de octubre de 1965 un cuatrimotor Avro Lincoln de la Fuerza Aérea Argentina (FAA) efectuó el mayor vuelo sin escalas hacia la Antártida, uniendo Río Gallegos con la Base Belgrano.

Entre septiembre y diciembre de ese año, la Fuerza Aérea Argentina desarrolló la “Operación Sur”, es decir, el primer doble vuelo transpolar efectuado desde el continente americano, una proeza impulsada por el entonces comandante, vicecomodoro Mario Olezza. La “Operación Socorro” fue una hazaña dentro de otra, que permitió concretar el vuelo transpolar.

Búsqueda y rescate

A comienzos de octubre de 1965, la base Ejército Belgrano informó que un avión Cessna con cuatro tripulantes había efectuado un aterrizaje de emergencia en la zona, desconociendo su posición exacta.

La Fuerza Aérea de Tareas Antárticas (FATA) dispuso que el Douglas matrícula TA-05, el avión al mando de Olezza que estaba en la base Matienzo, iniciara la búsqueda de la aeronave.

Rápidamente, se alistó la máquina y se efectuó un despegue nocturno en el que se dañó un amortiguador del avión. Las sucesivas operaciones de búsqueda de esa aeronave complicaron aún más su estado.

El avión del Ejército fue hallado el 4 de octubre y sus tripulantes fueron rescatados con vida pero el amortiguador estaba muy averiado, comprometiendo la continuidad del vuelo transpolar. Ante esta situación, la FATA planificó una arriesgada operación para enviar repuestos y reparar al TA-05.

“Operación Socorro”

En este contexto, se alistó al cuatrimotor Avro Lincoln B-022 con el objetivo de arrojar los repuestos en la Base Belgrano. La operación Socorro, debía prever más de 20 horas de vuelo sin escalas, partiendo de Río Gallegos. Se trató de una operación única en la historia.

Tras un primer intento fallido, el 28 de octubre de 1965 el B-022 sobrevoló la base Belgrano al mando del primer teniente Jorge Martínez y consiguió arrojar los repuestos del avión e incluso correspondencia.

Con un motor con pérdida de potencia, el rumbo de regreso se fijó a Matienzo, por si el avión entraba en emergencia y era necesario aterrizar. Por fortuna, el bombardero pudo continuar a Río Gallegos. Sin embargo, una hora antes de llegar a destino, el motor 3 se detuvo. Pasada la medianoche, con sólo dos motores funcionando a pleno, el Lincoln aterrizó en Río Gallegos luego de volar casi 21 horas, cubriendo 6.720 km.

Tripulación del B-022

Comandante de aeronave: primer teniente Jorge Martínez
Primer piloto: primer teniente Mario Andelique
Piloto: teniente Héctor Van Den Panhuysen
Navegadores: capitán Ramón Campos y primer teniente Eduardo Servático.
Radiooperador: suboficial mayor Héctor Cuello.
Mecánico: suboficial principal Francisco Puigdellibol
Tripulante especial (FATA): comandante Ervin Kernfata

Fuente: Dirección de Asuntos Antárticos


Imprimir


Noticias en Vuelo Sitio Oficial de la FUERZA AEREA ARGENTINA Facebook Oficial de la FUERZA AEREA ARGENTINA Canal Oficial de YouTube de la FUERZA AEREA ARGENTINA Revista Aeroespacio QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS