PARDO, PULPO Y FUSTA


Son los indicativos de los tenientes de la III Brigada Aérea que recibieron los pañuelos e insignias que caracterizan al Escuadrón IA-58 Pucará, luego del esperado Vuelo Solo
Por 1er. Ten. Laura Pereyra/Fotos: C. 1º Virginia Canelo
El Ten. Carlos El Ten. Carlos


Hace cuatro décadas, la III Brigada Aérea -ubicada en la ciudad santafecina de Reconquista- recibía los primeros IA-58 Pucará, avión insignia del Grupo 3 de Ataque, lugar que en la mañana del martes 22 de septiembre fue sede de un tradicional festejo que nadie quiere perderse.

Para orgullo no sólo de los integrantes de la Fuerza Aérea Argentina sino también de todos aquellos que comparten el sentimiento de admiración por esta Institución, los tenientes Carlos “Pardo” Longhi, Martín “Pulpo” Liva y Rafael “Fusta” Campagna recibieron los pañuelos y escudos que los declara oficialmente “pilotos pucareros”, en el marco del 40° Aniversario de este sistema de armas.

Para acompañarlos y felicitarlos por este hito clave en sus carreras militares, arribaron a la III Brigada oficiales y suboficiales de distintas unidades del país quienes ubicados frente al Grupo 3 de Ataque conformaron la “Agrupación Vuelo Solo”.

El ministro de Defensa, Ing. Agustín Rossi, encabezó la ceremonia acompañado por el titular de la Fuerza Aérea Argentina (FAA), brigadier general “VGM” Mario Miguel Callejo; el comandante de Adiestramiento y Alistamiento (CAA), brigadier mayor “VGM” Mario Roca y por el jefe de Unidad, comodoro mayor Claudio de Caro. Asimismo, se hicieron presentes directores generales; brigadieres, comodoros mayores, comodoros; el suboficial del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea; personal de la Brigada; ex combatientes de Malvinas; e invitados especiales.

Durante el acto, el jefe del Grupo 3 de Ataque, comodoro Darío Quiroga, explicó: “Hoy es un día muy importante para la Fuerza Aérea, para la III Brigada y, en especial, para el Grupo 3 de Ataque ya que dos motivos nos invitan a reunirnos en frente de este glorioso Grupo Aéreo y hacer un alto en nuestras funciones cotidianas”.

Y continuó relatando que esos motivos están unidos por una rica línea de tiempo, ”por un lado, el pasado donde celebramos 40 años del sistema de armas IA-58 Pucará al servicio de la Patria, habiendo operado en distintos países del mundo, dejando sus huellas más profundas en las frías y húmedas tierras de nuestras Malvinas; por otro lado, el presente de estos noveles tres pilotos que hoy acarician su primer Vuelo Solo, al mando de esta fortaleza volante como su nombre bien lo dicta en lengua quechua”.

Tras reconocer el logro alcanzado y augurarles un camino lleno de éxitos, el locutor leyó unas líneas de felicitación enviadas por el comodoro (R) Carlos Filippi, quien fue parte del primer curso como aviador de combate en el IA-58 Pucará.

Por su parte, el capellán de la Unidad, presbítero Roberto Pérez, ofreció una invocación religiosa y bendijo los diplomas, pañuelos y distintivos que luego recibieron los pilotos de parte de sus instructores, así como también los presentes obsequiados, abrazo apretado de por medio, por el brigadier general Callejo y el brigadier mayor Roca.

Tras la diana de gloria y la ovación a los flamantes pilotos, quienes ya ostentan orgullosos sus insignias, la Banda de Música de la III Brigada - bajo la dirección del suboficial mayor Carlos Borda- interpretó los acordes de la marcha “Alas Argentinas”, con la que se dio por finalizada la ceremonia.

El broche de oro fue un almuerzo para todos los presentes en el hangar del Grupo Aéreo donde todos disfrutaron de un asado, mientras se difundían videos referidos al sistema de armas Pucará y al personal que a lo largo de estos 40 años ha trabajado incansablemente a fin de mantener inmutable el lema que caracteriza al Escuadrón: ¡No hay quien pueda!


Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS