"103 AÑOS CUSTODIANDO EL CIELO ARGENTINO"


Bajo este lema, la Fuerza Aérea celebró un nuevo aniversario con una ceremonia en la Base Aérea Militar Morón. Fue encabezada por el titular de la cartera de Defensa, acompañado por el jefe de la Institución
Por 1er Ten Laura Pereyra. Fotos: Div. Fotografía de la FAA


El día amaneció gris, frío y lluvioso. Todo estaba listo para la celebración y el clima, que no da tregua por estas fechas, parecía influir de manera negativa en el festejo. Pero no fue así. Al igual que el 25 de mayo de 1810, autoridades de la Fuerza Aérea, del ministerio de Defensa y del municipio de Morón, se congregaron en un hangar de la Base Aérea Militar -situada en esa ciudad del conurbano bonaerense- con el mismo espíritu de júbilo que aquellos hombres.

El acto central se desarrolló el viernes 14 de agosto en horas del mediodía, con la presencia del ministro de Defensa, Ing. Agustín Rossi; el jefe del Estado Mayor General (JEMG) de la Fuerza Aérea Argentina (FAA), brigadier general "VGM" Mario Miguel Callejo y el titular de la BAM Morón y de la Agrupación "Fuerza Aérea Argentina", comodoro Carlos Grossona. Asimismo, se sumó a la celebración un sinnúmero de autoridades nacionales, provinciales y municipales, además de invitados especiales y público en general.

En el marco del 103° Aniversario de la Fuerza Aérea, se realizó un homenaje a todos aquellos hombres que dejaron páginas llenas de gloria, audacia, esfuerzo y dedicación a lo largo de estos años así como también se renovaron los testimonios de reconocimiento a los 55 hombres de nuestra Institución que perdieron la vida en la Guerra de Malvinas con un minuto de silencio.

La ceremonia se inició con los estrofas del Himno Nacional en la voz del tenor Gabriele Capurro y los acordes de la Banda de Música Especial de la Fuerza Aérea integrada por la Banda compuesta por representantes de la Orquesta de Concierto, denominada "Armando Nalli" -en homenaje a los pioneros de la Institución-, además de las bandas "Alas Argentinas" (EMG), "Jorge Newbery" (BAM Morón); "Cabo Teodoro Fels" (Liceo Aeronáutico Militar) y "Benjamín Matienzo" (Instituto de Formación Ezeiza).

Luego, el administrador del Obispado Castrense de Argentina, monseñor Pedro Candia, ofreció una invocación religiosa a la vez que, para asombro de los presentes, el capellán mayor de la FAA, presbítero Ricardo González, leyó el mensaje enviado especialmente por el Papa Francisco para recordar un nuevo aniversario de nuestra Institución.

En la ocasión, se recordaron tres hazañas que cumplieron 50 años y, para ello, el titular de la FAA entregó presentes a los tripulantes que participaron de esos hitos y a sus familiares. Estas proezas fueron:

•Doble vuelo transpolar transantártico que se llevó a cabo en noviembre de 1965 a bordo de un avión Douglas C-47 TA-05 junto al apoyo de dos Pipper P-05 y P-06.

•"Operación Socorro Avro Lincoln", desarrollada entre los días 28 y 29 de octubre del mismo año que incluyó varios vuelos antárticos con el objetivo de arrojar con paracaídas repuestos para el Douglas C-47 y practicar a la vez observación meteorológica. En la ocasión, el Avro Lincoln realizó la travesía Rio Gallegos-Base Belgrano-Río Gallegos que representó una navegación ininterrumpida de 20 horas y 27 minutos de vuelo, con un recorrido de 6.720 kilómetros convirtiéndose así en la operación aérea de mayor duración sobre la Antártida Argentina.

•Primer cruce del Océano Atlántico. El 23 de mayo de 1965 el biturbohélice IA-50 Guaraní G-2 cruzó el Océano hacia Europa, siendo el primer avión sudamericano en presentarse en el Salón Internacional de Aeronáutica y el Espacio, en Francia.

En este sentido, también se otorgó la distinción “Héroes de Malvinas” a la “Comisión de Familiares de caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur", de acuerdo a una resolución del JEMG (con fecha del 3 de abril de 2014) destinada a homenajear a aquellas personas, organizaciones y estados que contribuyen a generar conciencia aeronáutica.

Asimismo, el brigadier general Callejo entregó un presente al personal civil superior Clase I Armando Cabuche, al cumplir 50 años de labor ininterrumpida en el ámbito institucional y obsequió la distinción "Amigos de la Fuerza" a la Municipalidad de Morón, que fue recibida por el intendente, el Lic. Lucas Ghi.

“La conmemoración de un nuevo aniversario de la Fuerza Aérea Argentina, nos convoca en las instalaciones de esta histórica unidad, con la finalidad de rendir el justo homenaje a los precursores de la aviación militar y a todos quienes a lo largo de su ya centenaria historia han contribuido, ofreciendo hasta sus propias vidas, al engrandecimiento de nuestra Institución”, inicia su discurso el titular de la FAA.

Tras un racconto por los logros alcanzados en su gestión hasta el momento, Callejo se dirigió muy especialmente a quienes hoy integran las filas activas de la Institución -tanto en el país como en el exterior-, para expresar el orgullo que siente al conducir los destinos de la Fuerza Aérea.

Y recalcó contundente: “Poseemos un pasado que nos honra, un presente que nos alienta y un futuro que sabrá convocarnos para continuar trabajando con idéntica dedicación y entrega, desde el rol que desempeñemos dentro de la institución, en pos del engrandecimiento de nuestra Patria”.

“LA MAYORÍA DE LOS QUE INGRESARON A LA FUERZA AÉREA LO HICIERON CON UNA VALIJA LLENA DE SUEÑOS”

Tras las palabras del brigadier general, hizo lo suyo el ministro de Defensa, expresando que “siempre es bueno recordar, homenajear y poner en valor las acciones de aquellos que en algún momento y bajo alguna circunstancia, enorgullecieron a la Fuerza Aérea Argentina (...) Mi recuerdo permanente a los que trabajaron por construir una Fuerza importante, activa, con mística y con valores que defender".

Al comentar que esta es la tercera vez que encabeza un aniversario de la Fuerza Aérea, antes de finalizar su mandato manifestó su deseo de transmitir algunas reflexiones acerca de su mandato: “La primera de ellas es un fuerte reconocimiento a su personal, empezando por quién es el jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea, el brigadier general Mario Callejo. Tengo que decir, con honestidad intelectual, que me he encontrado con un oficial de jerarquía, veterano de Guerra de Malvinas, que en cada acción en estos años ha privilegiado por sobre todas las cosas el bienestar, el desarrollo y el engrandecimiento de la Fuerza que le tocaba presidir. También felicito a todo su cuadro de conducción que lo ha acompañado en esta gestión”.

Además, se dirigió a los más jóvenes y les recordó que están integrando una institución ejemplar de la Nación y que dependerá de ellos mantenerla en ese lugar, como lo soñaron sus precursores. “La mayoría de los ingresaron a la Fuerza Aérea lo hicieron con una valija llena de sueños, detrás de una profunda vocación militar (…) pero también en esos sueños había muchísimo de vocación de servicio, de engrandecer al país, de aportar a la construcción de la Nación”, afirmó Rossi.

El funcionario también hizo una síntesis de los logros alcanzados en materia de Defensa, relacionados básicamente con los dos objetivos que el brigadier general Callejo le planteó al iniciar su gestión ministerial y que se encuentran en pleno proceso: refuncionalizar el Hércules C-130 y reemplazar el sistema de armas Mirage que se desprogramará en diciembre.

En este sentido, explicó que un Hércules que está siendo modernizado en Estados Unidos estará listo para ese mes a la vez que otros cuatro serán refaccionados en la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA), lo que implicará treinta años más de vida útil de este sistema de armas.

Además, enumeró todas las acciones inherentes a la posición alcanzada actualmente por la industria nacional y habló acerca de la incorporación de dos aeronaves destinadas para Líneas Aéreas del Estado (LADE) en los próximos 60 días con el fin de mejorar su servicio en la Patagonia; la renegociación para la incorporación de más helicópteros rusos MI-17; la actividad de radarización que se viene haciendo desde 2003 -cuando Argentina decidió fabricar sus propios radares de defensa- y la remotorización de los aviones Pucará en la FAdeA, que se encuentran cumpliendo funciones en el Escudo Norte como caza interceptores.

“Lo más importante de cada una de las instituciones armadas de la Argentina no son los radares, ni los aviones, ni los helicópteros, ni los tanques, ni los fusiles… Son ustedes: el personal humano que la integra. A ese (personal) tratamos de cuidar, de motivar, de potenciar. A ese he tratado durante estos dos años de transmitirles la importancia que tiene la construcción de una Nación”.

La ceremonia finalizó con la entonación de la marcha que distingue a la Fuerza Aérea, “Alas Argentinas”, que fue interpretada al unísono y con gran emoción por todos los presentes.

POR LA FUERZA AÉREA, ¡SALUD!

Luego de la ceremonia central, Callejo encabezó un ágape en las instalaciones del Museo Nacional de Aeronáutica donde brindaron de manera simultánea por medio de una teleconferencia, personal destinado en la misión de paz en Haití, la Base Marambio y las Brigadas Aérea de El Palomar, Paraná (Entre Ríos), Reconquista (Santa Fe), El Plumerillo (Mendoza), Villa Reynolds (San Luis) y Tandil.

Frente a la pantalla gigante y observando a cada uno de los que esperaban expectantes las palabras del brigadier general éste afirmó: “Desde acá, desde la Base Aérea de Morón, estamos enlazados con nuestro personal que está desplegado en Haití y en la Base de Marambio, lejos de su Patria y de sus familias y con las distintas unidades ubicadas a lo largo y a lo ancho de nuestra República Argentina. Los invito a levantar la copa por los 103 Años de la Fuerza Aérea Argentina y los insto a que seamos capaces de enfrentar los desafíos de defender la soberanía de nuestro aeroespacio. Por la Fuerza Aérea Argentina, ¡Salud!

ASISTENCIA PERFECTA

Como cada año, representantes de la Fuerza Aérea de todo el país; de las Fuerzas Armadas y de Seguridad y organizaciones amigas se sumaron al festejo. Entre ellos se encontraban: integrantes del Escuadrón Fénix; del Aeroclub Argentino; de la Escuela de Aviación Militar; la Escuela de Suboficiales, el Instituto de Formación Ezeiza, el Liceo Aeronáutico Militar; representantes del Cuartel General del EMG; personal militar de distintos organismos de la Guarnición Aérea Buenos Aires; la I Brigada Aérea de El Palomar; la VII de Moreno; la Dirección de Vigilancia y Control del Aeroespacio; las Bases Aéreas Militares de Morón y Mar del Plata; las dirección de Salud, Servicios Aeronáuticos y Comunicaciones e Informática, el Área de Material Quilmes; el Área Logística Palomar; LADE.

Además, se hicieron presentes miembros de la Asociación de Pilotos de Caza Asociación de Tripulantes de Transporte Aéreo y Asociación de Tripulantes de Helicópteros; la Agrupación Aérea de Presidencia de la Nación; veteranos de Guerra de la FAA; Prefectura Naval, Gendarmería Nacional; Policía Federal; Policía de Seguridad Aeroportuaria; abanderados y escoltas del Ejército y la Armada y la subagrupación Banderas de la Fuerza Aérea Argentina portando las banderas nacionales históricas que fueron desplegadas durante el desarrollo del Conflicto del Atlántico Sur.

DISTINCIÓN AL PRECURSOR

En horas de la mañana se realizó frente al monumento de Jorge Newbery –inaugurado hace un año en el ingreso a la BAM Morón- la entrega de una ofrenda floral por parte del JEMG de la FAA y por integrantes del CTEPAN y de la Asociación “Amigos de la Fuerza Aérea”.
Asimismo, tras las palabras del brigadier (R) Hugo Di Risio, se realizó un minuto de silencio en memoria del precursor.


Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS