“CONTRIBUYEN DE FORMA SILENCIOSA PARA QUE LA FUERZA AÉREA PUEDA CUMPLIR CON SU MISIÓN”


El titular de nuestra Institución, brigadier general “VGM” Mario Miguel Callejo, saludó a los Soldados Aeronáuticos en su día
Por 1er. Ten. Laura Pereyra. Fotos por: C.1° Carlos Sasías Domínguez


Durante la mañana del viernes 22 de mayo, altas autoridades de la Fuerza Aérea Argentina (FAA); personal militar y civil en actividad y en situación de retiro, integrantes de la primera promoción de Soldados Voluntarios e invitados especiales se congregaron en el Helipuerto del Edificio Cóndor para celebrar el Día del Soldado Aeronáutico.

La ceremonia fue encabezada por el titular de la FAA, brigadier general “VGM” Mario Miguel Callejo, acompañado por el jefe del Cuartel General, brigadier Ricardo De Biase, quien tiene a su cargo la Compañía Histórica, semillero de los soldados voluntarios.

Tras los acordes del Himno Nacional, a cargo de la Banda de Música de la Guarnición Aérea Buenos Aires, dirigida por la 1er. Ten. Sandra Corvalán, y de la invocación religiosa ofrecida por el padre Oscar Farías, el brigadier general Callejo hizo uso de la palabra y manifestó: “Conmemoramos hoy una fecha muy especial para quienes integramos la Fuerza Aérea Argentina, el Día del Soldado Aeronáutico, establecido en memoria del soldado Pablo Teodoro Fels quien el 23 de mayo de 1912 recibió su brevet de piloto aviador militar”.

Meses más tarde, el soldado conscripto realizó una hazaña que marcó la historia de la aviación nacional: durante la madrugada del 1° de diciembre de ese año, despegó en su Bleriot XI desde El Palomar (donde se encontraba asentada en sus inicios la Escuela de Aviación Militar) y, luego de 2 horas y 20 minutos de vuelo aterrizó en un campo militar ubicado en las cercanías de la ciudad uruguaya de Montevideo, alcanzado así la travesía más larga sobre el agua efectuada hasta el momento en el mundo. Tras ser sancionado, fue felicitado por el récord obtenido y ascendido al grado de Cabo.

“Al igual que en aquellos años como soldados de la Fuerza Aérea Argentina, ustedes integran su potencial humano, recibiendo la instrucción necesaria para contribuir a la defensa de nuestra soberanía, desarrollando actividades tácticas, técnicas, logísticas y administrativas y todas las necesarias para el funcionamiento y el mantenimiento cotidiano de nuestros organismos y unidades”, expresó el jefe del Estado Mayor General dirigiéndose a los soldados voluntarios.

Haciendo referencia a la situación de los Soldados una vez concluido el plazo establecido en la ley para permanecer en las filas de la Institución en calidad de Voluntarios, Callejo explicó que “pasarán a integrar el Sistema de Defensa Nacional como su reserva, sin que tal circunstancia pueda borrar el vínculo que para entonces habrán creado tanto con la Institución como con sus integrantes”.

“Ésta conmemoración tiene por finalidad efectuar el justo y merecido reconocimiento a aquellos hombres y mujeres que se encuentran incorporados como Soldados Voluntarios y que, desde los distintos roles que cumplen, día a día realizan las tareas que se les asignan de modo responsable, con dedicación y vocación de servicio contribuyendo en forma silenciosa a que la Fuerza Aérea Argentina pueda cumplir con su misión (…) En nombre de todo el personal que la integra, les deseo un feliz y merecido festejo”, afirmó el titular de la FAA.

Tras el discurso de Callejo los soldados conscriptos Clase ’63 Javier Saucedo y Eduardo Afonso, que participaron en la Guerra de Malvinas desde Puerto Argentino representando a la Base Aérea Militar Río Gallegos, entregaron un cuadro al Cuartel General como testimonio recordatorio.

La obra pictórica, realizada por el artista Miguel Botta -amigo de uno de los ex soldados- es una alegoría de una fotografía tomada en el atardecer del 1° de mayo de 1982, luego de los primeros combates de la artillería antiaérea argentina que utilizaba el indicativo “Fierro 8” y que derribó a la primera aeronave oponente. El cuadro, que lleva ese nombre, muestra a tres soldados que se encuentran reaprovisionando un cañón con municiones. “Es muy emblemática para nosotros respecto del trabajo en conjunto y del espíritu de cuerpo reinante en ese momento”, expresa Saucedo en conversación con Noticias en Vuelo.

“Mi amigo se ofreció a pintarlo y entregarlo de recuerdo a los soldados jóvenes. Es como un pasamano entre soldados viejos y nuevos”, comentó entre risas y finalizó: “Él había dejado los pinceles y los volvió a tomar cuando le pedimos que hiciera algo representativo de Malvinas. Estamos infinitamente agradecidos”.

Para orgullo de las nuevas generaciones de soldados, el cuadro fue entregado a los voluntarios Marcos Rusticcini y Lucrecia Barrionuevo, ambos hijos de Veteranos de Malvinas de nuestra Institución.

“LA FUERZA AÉREA ES MI CASA Y LA PRIMERA PROMOCIÓN, MI FAMILIA”

Luego fue el turno de los integrantes de la primera promoción que ingresó a la Fuerza Aérea en 1995. Formados frente a las autoridades, 25 ex soldados recibieron un diploma de parte del brigadier general Callejo.

En diálogo con Jorge Acosta, ex soldado voluntario, contó que “ingresé a la Fuerza Aérea porque varios de mis familiares eran militares; siempre me gustó esta Institución. Estuve dos años destinado en la Compañía Histórica y luego cumplí funciones en el Edificio Cóndor dentro de la Jefatura Militar hasta mi pase al Área Material Quilmes donde terminé los diez años de soldado voluntario. Un tiempo después me reincorporé como personal civil y sigo prestando servicios actualmente en esa unidad”.
Al hablar sobre el homenaje, Acosta manifestó que es “es un orgullo saber que fuimos parte del cambio en el que se pasó de los soldados conscriptos a los voluntarios. Desde que ingresé conocí gente con la que hoy me sigo viendo. La Fuerza Aérea es mi casa y la primera promoción, mi familia”.

Asimismo, charlamos con Damián Mattone, ex soldado voluntario y actual cabo principal, quien recientemente fue destinado en la IX Brigada Aérea de Comodoro Rivadavia. “Desde chiquito me gustaba la Fuerza Aérea, entré por vocación” afirmó contundente y siguió: “Estar presente hoy en este homenaje no tiene palabras. De la primera promoción éramos 150; hoy estamos unos pocos pero los que pudimos venir representamos a todos ellos”.

Tras el desfile final de los efectivos formados, junto a los acordes de “Alas Argentinas” y de la “Marcha de Malvinas”, se dio por finalizada la ceremonia.

Minutos después, los 25 ex soldados junto a una comitiva de autoridades partieron rumbo a la Compañía Histórica donde se descubrió una placa que recuerda el 20° Aniversario de la primera promoción de Soldados Voluntarios y se distinguió a soldados del Cuartel General por su desempeño.

SERVIR A LA PATRIA POR PROPIA VOLUNTAD

Como se expresa en la Ley 24.429, “el Servicio Militar Voluntario (SMV) es la prestación que efectúan por propia decisión los argentinos varones y mujeres, nativos, por opción o ciudadanos naturalizados, con la finalidad de contribuir a la defensa nacional, brindando su esfuerzo y dedicación personales”.

El titular de la FAA hizo referencia a este punto y aseguró: “Somos conscientes de que el ciudadano que se incorpora a nuestra Institución por propia decisión lo hace para brindar un servicio a la Patria con el mismo espíritu que lo hizo Pablo Teodoro Fels y con el mismo compromiso de aquellos que entregaron su vida defendiendo el suelo argentino en la batalla por la recuperación de nuestras Islas Malvinas. Recordemos que cinco soldados aeronáuticos cayeron en aquella Gesta y fueron ascendidos a Cabo (PM): Guillermo García, Héctor Bordón, Mario Luna, Luis Sevilla y Héctor Aguirre integran la nómina de nuestros héroes”.


Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS